CAST / GAL

Pesadilla
VICTOR, 45, Rivas-Vaciamadrid, Madrid

Raquel se despertó sobresaltada. Su madre corrió al oírla gritar.

—He tenido una pesadilla— espetó la niña, estrangulada por el rojo de sus mejillas.

La madre acurrucó su desesperanza.

—En el sueño yo estaba muy flaca, como las demás chicas de clase. Ellas querían jugar conmigo y reían contentas.

—Pero eso no es malo —negó la madre, con una sonrisa extraña.

Raquel se incorporó, mirando fijamente a la persona que mejor debía comprenderla:

—No estaba Bea. Solo esas otras muchachas. ¿Quién quiere un mundo sin personas especiales?
Compartir: