CAST / GAL

Salto de Fe
Casiopea, 26, Santa Marta de Tormes, Salamanca

Si le hubieran dicho cuál iba a ser el precio de perseguirlo, se habría replanteado el arriesgarse. Había dado el paso y se hallaba precipitándose sin remedio al vacío mientras aquella luz que perseguía se alejaba más y más convirtiéndose en una estrella distante y vacía.

No obstante, no estaba solo en su descenso. Otros, como él, habían fallado en su intento y, aún así, se dijo, el firmamento estaba lleno de estrellas brillantes, compactas, que constituían los sueños cumplidos. Referentes y recuerdos inamovibles de aquellos afortunados que, al contrario que él, ascendieron. Personas lo suficientemente osadas para perseguirlos.
Compartir: