CAST / GAL

Ya nos conocíamos
Anne, 35, Lugo

Cuando llegaste, fuiste una sorpresa para todos menos para mí. Yo ya conocía tu rostro, tus grandes ojos, tus orejas, tu nariz, tu sonrisa, tus pies, tus manos ya agarraran las mías suavemente pero con firmeza, conocía hasta tu olor. Desperté, y supe que nada volvería a ser como antes, que viviría desde ese momento por y para ti. Te esperaba, poco a poco comencé a sentirte y cuando por fin llegaste, cuando acariciaste mi piel y tu llanto reclamó mi presencia apaciguándose con mi voz, te miré y ERAS TÚ. Eras, fuiste, eres y siempre serás mi sueño.
Compartir: