CAST / GAL

LUNA DE AGOSTO
Soledad, 64, Madrid

La luna llena no me deja dormir. No puedo parar de mirarla, me produce una atracción irresistible. Sueño, lo hago despierta, cada noche mientras dura. Me imagino volando, cruzando mares, montañas enormes cubiertas de un precioso verde esmeralda. Me siento ligera, no tengo alas, pero mis brazos me permiten surcar los cielos y, a veces, pararme con un movimiento de piernas para contemplar los maravillosos paisajes que veo. Creo que debo bajar, hay una bonita playa, pequeña y recóndita, me apetece bañarme, hace mucho calor. El sonido del odioso despertador me devuelve a la fealdad de mi habitación.
Compartir: