CAST / GAL

Lo conseguimos, papá
Mary, 28, Sevilla

Paseaba por la orilla del mar. Mis pies descalzos puestos en la arena, sintiendo esa sensación que solo sienten los niños cuando ven algo por primera vez.

Me agarré con firmeza, como si por arte de magia hubiera encontrado mi lugar en el mundo después de 15 años.

De repente, todo era verdad, humano en un mundo lleno de inhumanidad. Allí estaba yo, viendo el agua cristalina entre mis dedos, confiando en que la vida también da segundas oportunidades.

Sonreí; conmigo.

Lo había encontrando, papá. El lugar donde te soñaba y abrazaba cada día durante mis 15 años en coma.
Compartir: