CAST / GAL

El visitante
Montserrat Pérez Martínez, 53, Mataró, Barcelona

Comenzó a aparecer sin equipaje, en forma de visitas cortas y esporádicas. Con el tiempo, los encuentros fueron aumentando en duración y asiduidad, hasta que acabó trasladando sus pertenencias en maletas, cajas y baúles: el insomnio se había instalado para quedarse. No me quedó más remedio que empezar a soñar despierto.
Compartir: