CAST / GAL

La elección
Isabel María, 46, Salamanca

El caballo de cartón soñó que era brioso corcel blanco galopando por un mundo fantástico, hasta que el príncipe del cuento lo alcanzó y consiguió domarlo.
El caballo de cartón dormía un sueño agitado, no sabiendo ya quién era, si juguete o esclavo. Decidió rebelarse en el sueño y golpeándolo con sus patas, al príncipe dejó despatarrado.
Piafando de exultante alegría galopó sin descanso, viviendo mil aventuras como siempre había soñado.
Compartir: