CAST / GAL

El regalo
CHARO, 87, A Coruña

Mi madre dormía. Mi padre disimulaba su miedo. Estábamos muy lejos de casa. Mi hotel soñado estaba completo, y todos los demás también.
Había ahorrado para regalarles un maravilloso viaje de lujo y tuvimos que conformarnos con una casa particular sin encanto.
En la mañana de agosto volví al hotel elegido.
En la cafetería, terraza sobre el mar, desayunamos. Mi padre leyó el periódico y tomó el café a sorbos dejando que su mirada se perdiese sobre el azul. Mi madre susurró: “Esto tiene que ser muy caro”. Sonreí y la besé. Era mi sueño, para ellos.
Compartir: