CAST / GAL

La cita
Ramón J., 45, Huelva

Llegué puntual a la cita de la App, entré al restaurante, me descubrí y puse el sombrero en el perchero, pues además de ser un hombre muy educado no quería esconder mi fabulosa calvicie. Al verme, la expresión de sus ojos mostraron sorpresa. ¿Me habrá imaginado con melena?, pensé. Cuando me acerqué a la mesa se levantó, quitándose la mascarilla y regalándome una forzada sonrisa y un bigote negro majestuoso. Instante en el cual descubrí que tampoco era la hermosa mujer que había esperado. Durante la cena los dos descubrimos sabores nuevos y que algunos errores pueden regalar grandes aciertos.
Compartir: