CAST / GAL

Lo que la apariencia esconde.
Luna de enero, 61, Valladolid

Cuando Alma sorprendió a la vida desmaquillada y harapienta acomodada en su sillón favorito del salón, devorando su postre de frambuesas con nata y sorbiendo ruidosamente su nexpresso de media tarde, un montón de cotidianidades le desvelaron su cara más oscura.
La ventana con rotura de puente térmico, no aislaba bien del frío. El nórdico cuya etiqueta garantizaba confortabilidad, no dejaba transpirar los sueños. Los brazos fuertes, tendían al descolgamiento cuando detectaban la proximidad de un cuerpo roto. Y el dolor... tenía un sabor amargo y se bebía a solas, dejando un persistente e inconfundible regusto a decepción y miedo.
Compartir: