CAST / GAL

¿No hay nadie?
Vanessa, 46, Praza do Comercio n° 16

"¿No hay nadie?". Preguntó él al entrar en el despacho. Mi compañera y yo nos miramos la una a la otra. Será por la gafas de sol, dije yo. "Ya sabes que este siempre viene un poco pasado", dijo ella. Contrariado, el cliente se fue con cara de pocos amigos. "Podíamos haberle dicho que el nuevo estaba en el baño", dije. "No nos oiría", me contestó, "recuerda que estamos muertas". "No lo estamos", protesté. "Para el mundo, sí".
Un sudor frío recorría mi cuerpo. Había dejado atrás mi país, pero este persistía en mis pesadillas.
Compartir: