CAST / GAL

Y corría
Teresa, 60, Madrid

Abrí la puerta y allí estaba, mirando por la ventana con aspecto relajado.
Sin embargo, lo acababa de ver en la calle, corriendo, sudado como un pollo, y era él, fijo, si hasta me había dicho 'hasta luego' al cruzarse conmigo.
Se vuelve y se me queda mirando ¿Qué te pasa? Te has quedado blanca...
Se lo cuento, que lo acabo de ver en la calle y que corría.
¿Y para qué corría? Me responde.
Mira, mejor me despierto, que este sueño ya se está poniendo raro.
Compartir: