CAST / GAL

65 % DE AGUA
Margarita del Brezo, 55, Ceuta

Su primer juguete fue un microscopio y las primeras palabras que pronunció, los elementos de la tabla periódica. Era un genio, por eso le consentimos con entusiasmo de padres primerizos todas sus extravagancias. Cuando cumplió diez años comenzó su obsesión con el agua: le encantaba apresarla entre sus dedos y apretar hasta descomponerla. No había botella, piscina, lavadora o lago que se le resistiera. En cuanto nos descuidábamos dejaba a su paso un reguero de moléculas de hidrógeno y oxígeno malheridas. Aunque el auténtico problema llegó cuando descubrió que en el cuerpo humano el único líquido no era la sangre.
Compartir: