CAST / GAL

El baile y la escoba
Heidi Pitt, 57, A Coruña

Finalista

Ver bailar salsa en Venezuela te deja boquiabierta. Es magia con ritmo.
Yo no tenía idea, en Coruña sólo escuchaba rock.
Carmencita, mi mejor amiga del instituto prometió enseñarme a bailar con una escoba.
—¿Una escoba? —dije indignada—.
—¡Claro, no quiero pisotones tuyos!
Entre risas comencé a dar vueltas con el palo de escoba. Mi madre pensaba que iba a barrer. Ilusa. Seguí practicando hasta que en una fiesta, el chico que me gustaba me invitó a bailar. Lo pisé… normal, mi escoba tenía un solo pie. A él de todas formas no le importó. Hoy es mi marido.
Compartir: