CAST / GAL

Cerré los ojos y soñé
Martin Prendergast, 56, Zamora

Cerré los ojos. Soñé. Me vi desde afuera, con toda mi luz y mi oscuridad, me vi desde dentro y noté que el vacío que me ennegrecía había desaparecido. Vi a un hombre solo, triste, abatido, sacudido por un torbellino que lo elevaba desde el suelo hasta un punto en el que dejaba de verse y lo vi caer, casi flotando, casi como si tuviera alas. Había arrugas en su piel, canas en su pelo y brillo en sus ojos. Me miró y dijo: “He vencido al hechizo”. Rezo para que se cumpla el sueño. Cada día.
Compartir: