CAST / GAL


Luz María, 54, Santiago de Compostela, A Coruña

Desperté una mañana de agosto, asustada, la agitación de mi corazón me llevó a pensar en tranquilizarme.
Entraste en mi sueño, no era la primera vez que los invadías, dándole sentido a mis días, pero esa noche desapareciste. Tu cuerpo, posado en el suelo, ascendió inerte hasta que dejé de verte. Coincidíamos en tu trabajo, jamás me atreví a hablarte, nos unían unas dulces miradas y nuestras leves sonrisas. Fui a buscarte, pero al no encontrarte me inquieté, hasta que una mano sobre mi hombro ... ¡eres tú!, me susurraste.
Te fuiste en mis sueños para quedarte en mi vida.
Compartir: