CAST / GAL

Prisión abierta
Maat, 47, O Chairo, Lugo

Los días pasaban, la noche caía, y envuelto en un atardecer desconsolado veía venir la leyenda... cogió sus sueños imaginarios, sus sueños reales, sus sueños de sus sueños y tomó consciencia de los susurros de su alma, la penumbra que le acompañaba.
Abrió la puerta de su cárcel mental, dejando salir sus miedos. Y al dar el primer paso hacia su libertad, no sabía si atrás quedaba su sueño y delante le esperaba su vida, o si dejaba su vida y le esperaba su sueño...
Compartir: