CAST / GAL

El sueño de Amapola
Santiago, 53, A Coruña

Su cuerpo desnudo descansaba sobre un campo de amapolas, rojas, vívidas. La fragancia envolvió su cuerpo. El rojo de los pétalos corría por sus venas. Se estremeció de placer. Una fina lluvia empapó su vello. El viento se calmó. La nube se despidió del sol y su luz bañó la faz de la tierra. La vida se abrió antes sus ojos para deleitarse de aquel éxtasis de miles de vidas sobre su cuerpo. Ella solo era una flor más, el sueño de un mundo.
Compartir: