CAST / GAL

Sueño agorero
Selva Menchú, 35, Laguna de Duero, Valladolid

Aquella tarde, la sonrisa iluminada de Federico se había tornado taciturna. No me quiso contar los temores que le acechaban, pero cuando me enseñó, su poema sobre Córdoba, comprendí que había tenido un sueño premonitorio. Me cogió las manos y esta vez, equivocado pero risueño, me susurró: "los sueños, sueños son".
Compartir: