CAST / GAL

A veces
Cruz, 49, Barcelona

Y así sin más despertó. No quiso hacer preguntas porque tampoco necesitaba respuestas. Todo lo que anhelaba saber le había sido transmitido a través de ese sueño profundo, un poco triste pero a la vez reconfortante, en la los encuentros con los que se fueron junto con las palabras sabias de sus propios guías, le dieron la paz que tanto buscaba.
Y así sin más, solo susurró: gracias, gracias, gracias
Y así sin más la sonrisa volvió a su rostro para quedarse
Y asi sin más…
Compartir: