CAST / GAL

Un descubrimiento cada día
Laura Vega, 35, Vigo

Despertaba cada mañana ido, desorientado, como si no supiera qué hacía allí. Alicia, su cuidadora, lo recibía siempre con una sonrisa.
- Buenos días, Don Miguel. Hoy vamos a desayunar en el salón.
- Supongo que mi hija estará buscándome, no va a dejar que me encierren aquí.
Cada día Don Miguel daba la misma respuesta y la cara de Alicia parecía entristecerse un poco al escucharlo. Alguna vez la recordaba, la veía durante unos segundos y la reconocía.
- Hija, has venido a verme.
Y Alicia entre lágrimas sonreía, le agarraba la mano y besaba su frente.
- Papá...
Compartir: