CAST / GAL

Pesadilla
Dalia, 20, Málaga

Es un sueño, me dije, con las manos temblorosas, la respiración entrecortada, los ojos rojos y la sangre escurriéndose volátil entre mis manos. Aún escucho sus gritos de eco, su llanto de fondo, la imagen desdibujada de su rostro al suplicar. Era todo un sueño, aunque aún no haya conseguido despertar.
Compartir: