CAST / GAL

Mis sueños
Lara, 19, Pontevedra

El ruido del reloj dando las doce me despertó de mi trance. Hacía tiempo que ya no me importaba lo que echaban en la televisión, lo único que quería era una excusa para no tener que irme a dormir. No es que tuviera pesadillas o miedo a la oscuridad, ni mucho menos, mi problema era que cuando cerraba los ojos todo era perfecto; era tan perfecto que no quería volver a abrirlos. La última vez casi me pierdo en ese mundo tan ideal. No regresaré a mis sueños, porque si voy no me volveré a despertar.
Compartir: