CAST / GAL

No te olvido
DESILES, 26, Alhaurín de la Torre, Málaga

Mi abuelo se incorporó y se acercó hasta mí. Me dijo que hacía tiempo que no le daba un beso. Yo también me levanté y lo conduje en silencio hasta el baño. Allí, sin encender la luz ni cerrar la puerta, fuera de la mirada del resto, comencé a llorar desconsoladamente sobre su hombro y a besarle la frente.

Perdona, abuelo, desde que te fuiste hace más de diez años, apenas he pensado en ti.

Me desperté en la hora más silenciosa de la madrugada. Varias lágrimas dispersas comenzaron a correr por mi rostro adormecido.
Compartir: