CAST / GAL

LA ÚLTIMA CLASE
CHARO, 86, A CORUÑA

Nos saltamos la última clase. Corrimos hacia la salida riendo como locos. Él se serenó antes. Yo enrojecí. “Podíamos…” dijimos a dúo y eso hizo que riésemos de nuevo. Era el fin del Instituto.
Caminamos despacio, sin mirarnos. Olía a pinos y a mar. Olía a libertad. Llegamos al acantilado cuando el sol se ponía. Busqué mi cámara de fotos. El puso sus manos sobre las mías. “No, por favor, no lo estropees”. Tenía razón. Cada puesta de sol hace renacer en mí el calor de aquellas manos y la caricia del verde intenso de aquellos ojos.
Compartir: