CAST / GAL

UNA VEZ AL MES
AMBAR, 50, Ponteareas

Manolo toma Vodka sentado al fondo de la discoteca. Sus orejas aumentan poco a poco su tamaño y las manos se vuelven peludas. Las uñas de los pies rebasan el zapato como garras y los dientes le sobresalen un poco hacia fuera, cada vez más. Sus enormes pupilas dilatadas dan miedo. El grupo de chicas que pasa se ríe sin parar. Temeroso, baja la cabeza, algo esconde, sobre todo esta noche de luna llena. Ni en los mejores sueños deja de transformarse en cada noche de luna llena.
Compartir: