CAST / GAL

Morriña
Teresa, 50, Salamanca

Volví a la lluvia, al sol entre las nubes, a la arena húmeda bajo mis pies, al rocío de la mañana, a las mil tonalidades del verde más espectacular del mundo. Volví a la tierra que a pesar de no haberme parido, me acogió en su seno, me prestó su acento y su maravillosa melodía. Volví a sus senderos, a sus fuentes, a sus bosques. Volví... Y por un momento me sentí en casa, querida, segura...
Después, al igual que la arena seca se escapa entre los dedos, mis sensaciones se me escurrieron entre mis sueños... Volvía a estar despierta.
Compartir: