CAST / GAL

Reencuentro
Marian, 17, Salamanca

Y nos volvimos a ver, lo que era un inicio de vello facial se convirtió en una barba que ocultaba parte de tu cara, tapaba aquellas imperfecciones que en tu niñez quisiste ocultar, ese deseo no había cambiado. Tus ojos siguieron reflejando bondad y tus labios formaron una sonrisa al verme, como cada tarde de verano. Al final del día nos despedimos con la promesa de volvernos a ver, pero como dijo Calderón de la Barca, los sueños, sueños son, y la realidad fue despertarme sabiendo que todo fue un producto de mi imaginación. Prometo esperarte en cada sueño.
Compartir: