CAST / GAL

El encuentro
Celeste, 22, Valverde del Camino, Huelva

Blick y Zas, como cada noche, transformaban la ciudad: alteraban los colores, volviéndolos vibrantes y animados; distorsionaban edificios con curvas inimaginables para la arquitectura humana y poblaban el cielo con seres fantásticos. Todo eso, en el corto periodo entre la vigilia y el sueño.
—Blick, ¿no piensas a veces que nuestro trabajo no se valora?
—Sí… Pero puedo intentar arreglarlo.
Se introdujo velozmente en el cuarto de Laura.
—¡Aquí, bajo la cama!
—¡Oh! -Exclamó la niña, maravillada.
—Señorita Laura, cuando esta mañana despierte, ¿podría por favor recordar su sueño? Mi compañero y yo se lo agradeceríamos mucho.
Compartir: