CAST / GAL

LA SORPRESA
JOLOABE, 73, CULLEREDO

El mar batía con gran fuerza. Las olas, al romper contra las rocas, iban dejando un gran manto de espuma. Me encantaba escuchar es furia de las olas al romper contra el acantilado, pero de la misma manera disfrutaba cuando estaba en calma y acariciaba las rocas que tenía bajo mis pies.
Sonaba como siempre, un sonido ronco que dependiendo de la marea cambiaba. Recuerdo el día que lo descubrí, me llevé una gran sorpresa. Hasta ese día no sabía lo que era un Bufadero. Desde entonces siempre me acerco a su vera para seguir maravillándome de la Naturaleza
Compartir: