CAST / GAL

Mañana lo dejo
Elena, 34, A Coruña

Corrió hasta el borde del precipicio y se dejó caer en su profundidad, pero alzó el vuelo con sus recién construidas alas.

Le dejó rumbo al sol y corrió al sueño de aquella mujer convertido en gato negro para advertirla del peligro que acechaba.

Después de ello, fue raudo hasta el lecho del americano que deseaba ser el más rico del mundo...

¡Los anhelos de la humanidad en sus manos sin más ayuda! Se hartó, y se dijo a sí mismo: "¡como me llamo Morfeo que mañana me busco otro trabajo!".
Compartir: