CAST / GAL

Lo llaman crecer
Mery, 31, Talavera de la Reina, Castilla-La Mancha

Tú eras un idealista repleto de ilusiones;
yo, un alma de destrucción masiva
que buscaba motivos para seguir caminando.

Un buen día, me topé con tu sonrisa
y, juntos, nos atrevimos con la vida.

Disfrutamos de lo incierto,
de todo aquello que podría salir bien
(o mal).
Surcamos cielos azules
con nuestro vuelo imprudente:
todo era posible
(excepto el riesgo de caída).
Iluminamos la nostalgia de cualquier domingo.
Sobrevolamos horizontes infinitos
(de ésos que sólo acaban
cuando los asesina el despertador
o vamos cumpliendo años).

El golpe contra la realidad fue terrible:
nos rompimos las alas
y unas cuantas costillas.
Compartir: