CAST / GAL

Oniros
Candela, 15, Ávila

Miró a su alrededor. Era incluso más bonito de lo que recordaba. El dulce olor a madera llenó sus pulmones. A través de las frondosas ramas de los pinos, los rayos de sol se abrían paso tímidamente. Sentía la hierba en sus pies descalzos, oía el alegre trinar de los pájaros y el murmullo del arroyo. Agua cristalina, fría y pura. Se acercó a la orilla y se fue sumergiendo lentamente. Sonreía. Al fin era feliz.


Cuando lograron entrar en su apartamento, la bañera rebosaba. Dentro, un cuerpo sin vida. Algunos sueños dan vida, otros la quitan.
Compartir: