CAST / GAL

Xuxo y Alicia.
JULIA, 57, Viveiro, Lugo

Xuxo mantenía la mirada fija sin dejar el platillo de su mano llena de sabañones que vibraba al caer las monedas.
¡ Que Dios le bendiga!
El cartón se había mojado con la lluvia impertinente.
El estómago ronroneaba de buena mañana, pero solo tenía un par de monedas para un café, de una mochila maloliente sacó un librillo.
"Alicia en el País de las Maravillas", leyó un par de páginas, al rato se acurrucó y dormitó.
Ahora corría con un conejo a través de un laberinto de bollos calientes, un sueño reconfortante, que lo alejó unos minutos de la realidad.
Compartir: