CAST / GAL

Alzheimer
Manlodiez, 65, Palencia

Ese lunes, como tantos otros, fue a comprar pan. LLegó a caja y sacó un puñado de monedas, las mostró a la cajera para que cobrase. La estupefacción de los que observaban la escena, no les dejaba reaccionar.
Una vecina se ofreció a pagar en euros, lo que ella pretendía pagar en pesetas.
Fueron juntas a casa. Llegó la hija y se disculpó, pues, sin querer, se olvidó cerrar con llave.
En la cocina se encontró cuatro barran, tres fabiolas y dos panes.
- Me voy a comprar el pan- dijo la madre.
Compartir: