CAST / GAL

Morriña galega
Tarraco, 50, Tarragona

Mientras volaba hacia su ciudad, se reclinó en el asiento posterior de la fila. Observó desde la ventanilla el pasar de las nubes que cubrían la urbe. Siempre tenía esa sensación placentera de volver a lo conocido, a lo innato. Ya vislumbraba la costa recortada con el Faro en el fondo dibujado. Y pensó que estaba en casa de nuevo. Siempre experimentaba esa sensación entre melancolía y nostalgia. Se reclinó en el asiento y esbozó una sonrisa de ternura infinita...
Compartir: