CAST / GAL

Sal
Saraiba, 17, A Coruña

Veo como viene. Se acerca bramando, siento el agua desplomándose sobre mí, empapándome de incertidumbre. El despertador me ayuda a huir cuando está rompiendo la ola.
Poso los pies en el suelo, el agua me llega a los tobillos. Salgo de casa, ya está por las rodillas. La prisa trae consigo el olor a sal que inhalan mis poros. Ya llega por la cadera. Miradas indiscretas, el ruido de las carreteras, compromisos sin prometer, recuerdos que taladran mis paredes. Me duermo con el agua al cuello.
Cuando aprendí a decir que no soñé con el mar en calma.
Compartir: