CAST / GAL

Nadie nunca lo descubriría
Javi, 47, Miranda del Ebro

La cabeza estaba totalmente separada del cuerpo. El hedor de la descomposición impregnaba la calle de un modo insoportable.
Paulo, jefe del departamento de homicidios, se acercó a la viuda.
"Le prometo que encontraremos al culpable", dijo.
Paulo se dio la vuelta y sonrió. Sabía que, en realidad, nadie nunca descubriría que él era en verdad el único autor de aquellos horribles asesinatos en serie.
Esa certeza le dejo agradablemente emocionado el resto del día.
Y eso no era lo mejor, el verdadero espectáculo estaba por comenzar.
Compartir: