CAST / GAL

Ensoñación
CHARO, 87, A Coruña

En la terraza, donde tras los capullos del rosal y la exuberancia de los geranios se había abierto un sendero, el cielo se sonrojaba.
Sonaba un vals lejano y corrí hacia la música. Un azul inmenso me deslumbró.
Sentía el burbujeo de las olas en mis pies y la arena dibujaba mis pasos. El sol me envolvía, tibio aún, y el graznido de las gaviotas ponía acento de realidad. Recuperé mis piernas ágiles, mis brazos sin dolor y mi sonrisa olvidada.
De nuevo yo. Otra vez la niña atolondrada y feliz.
Cerré los ojos con fuerza, por si acaso.
Compartir: