CAST / GAL

Invitados a cenar
Mararía, 19, Las Palmas

Desde que invitó a sus sueños a cenar, las cuentas le salen más baratas. Ahora comparten piso y, por desgracia, no hablan mucho. Saben entenderse a través de notitas en la nevera.

Lo grave del asunto es que los sueños no saben hablar, y es por eso que los invito a cenar, porque sale más barato eso que llevarlos a un logopeda.
Compartir: