CAST / GAL

Sueño concluído
Maracuyá, 52, Valladolid

Desde hace un tiempo, cada noche volvía a aparecer en sus sueños la misma mujer de espaldas con su melena desordenada a la que seguía por las calles, por los bosques, por la playa o por los lineales del supermercado. Cada vez se aproximaba más y más a ella, pero nunca llegaba a ver su rostro. Y eso que esta vez había conseguido dormir hasta el medio día. Compró un bote grande de somníferos en una farmacia distinta a la semana pasada. Volcando el tubo entero en la palma de su mano, se dijo que de esa noche no pasaría…
Compartir: