CAST / GAL

Lluvia
Dagareidar, 34, Mahón

Apagó el televisor pensando en las horribles imágenes de incendios que acababa de ver. Los bosques ardían sin piedad. Una lágrima recorrió su mejilla. Fue al dormitorio y se metió en la cama, aunque le costaría la vida dormir. Pese al calor nocturno, consiguió dormitar. Soñó que llovía. Y en su sueño no llovían cuatro gotas, llovía a cántaros y soñó que los fuegos se apagaban y que bailaba bajo la lluvia. Se despertó de un sobresalto y salió al balcón. Estaba oscuro pero notó una gota en su cara. y luego otra, ¡y otra! El sueño se hizo realidad.
Compartir: