CAST / GAL

El despertador
Isanuel, 61, Madrid

Caminaba tranquilamente de vuelta a casa. La calle estaba desierta, y reinaba un inusual silencio que no presagiaba nada bueno. Empecé a inquietarme cuando escuché el sonido de unos pasos a mi espalda. Aceleré el ritmo, pero quien me seguía también lo hizo. Mientras abría el portal, alguien me agarró con fuerza. Intenté gritar, pero de mi garganta no salió un solo sonido.
Inesperadamente empezó a sonar una música que me sobresaltó. De pronto mis dedos accionaron un interruptor y la música cesó de golpe. Eran las 7:30 de la mañana, hora de ir a la ducha.
Compartir: