CAST / GAL

Sueños impredecibles...
Lady Cistus, 19, Zaragoza

Un día soñé que mi amiga María traía palmeras de chocolate a clase. Al día siguiente todos almorzamos esa delicia en el recreo. Un tiempo después soñé que la repelente de mi clase suspendía por primera vez un examen de matemáticas. No tardaron en darnos las notas. Ella se echó a llorar mientras observaba, desesperada, su nota. Años más tarde soñé que mis dos mejores amigas me confesaban que tenían una relación desde hacía meses. Cuando las volví a ver, ¿adivináis que pasó?
Desde entonces ya no duermo igual, porque no quiero saber si veo el futuro o lo provoco.
Compartir: