CAST / GAL

Reflexión
Ju, 40, Salamanca

Cuando era pequeña no dejaba de soñar despierta, donde la imaginación me llevaba a crear mundos mágicos en los que no había nada imposible.
Pero ahora, esos sueños se han ido diluyendo, convirtiéndose en obligaciones del día a día, donde no caben mundos fantásticos porque necesitas vivir el "mundo real".
Pues no estoy de acuerdo, quiero volver a soñar despierta, donde cualquier cosa podía hacerse realidad. Porque aunque los sueños, sueños son, como escribió Manuel Altoaguirre "Parece que mi destino es el de vivir soñando. A vida que es todo sueño la muerte no le hará daño".
Compartir: