CAST / GAL

Confianza
Mari Carmen Pi, 50, Marín

Esa mañana me levanté muy cansada, pero no lo podía retrasar más; necesitaba hacer la compra ya que en la nevera quedaban escasas 4 cosas.
Decidí ir al súper, no al más cercano, sino al de mayor confianza.
Marcos el carnicero, Sonia, y Jesé el pescadero de la eterna sonrisa, (así le digo yo), habían notado mi ausencia y estaban preocupados; tranquilos, un nuevo brote de dolor ya superado, les comenté. Ellos saben que padezco fibromialgia desde hace años.
Ya en casa, mi mayor descubrimiento fue saber que hay personas que sin ser de la familia, te quieren como tal.
Compartir: