CAST / GAL

Nubes de algodón
María, 46, A Coruña

En la casa de enfrente vivía un niño que dibujaba nubes de algodón en su cabeza antes de dormir. Las nubes cambiaban de forma y de tamaño y se convertían en dragones, árboles, pájaros o los juguetes de reyes que nunca había podido tener, pues su casa era pobre. Sin embargo, aquel niño era muy rico. Rico en nubes de colores y también rico en sueños y en pecas. Cada noche salían formas esponjosas de su habitación y el niño las observaba, mirando al cielo con complicidad. Una noche lo vi salir flotando sobre una nube inmensa. Iba feliz.
Compartir: