CAST / GAL

La Otra
Anna, 21, Barcelona

Veo a La Otra en este fragmento, deslizándose por los vértices hasta situarse en el epicentro. La Otra, que soy yo, deja de ser yo, me abandona cuando inicio el acto de escritura. La Otra sueña con que los trastornos alimenticios no afecten un noventa por ciento a las mujeres. La Otra sueña con no ver en la comida su enemigo, como balas deslizándose por su tráquea. La Otra sueña con no perder el hilo rojo que recorre su entrepierna. La Otra sueña con ganarle la batalla a su reflejo, a su cuerpo, a pesar de la inminente derrota.
Compartir: