CAST / GAL

Incapacidad
Óscar Gende, 38, Carballo, A Coruña

Noa no sabía soñar. Y eso que lo había intentado todo: dormir boca abajo; apretar los ojos con fuerza, comprobando decepcionado que no podía ver esas «ovejas» de las que todo el mundo hablaba, e incluso había degustado el remedio de un extraño vendedor ambulante que, con su voz ronca y olor a tierra húmeda, prometía las más vívidas visiones. Pero nada había funcionado. Cuando se dormía, todo era oscuridad; igual que durante el día, cuando abría los ojos.
Compartir: