CAST / GAL

Cariño
Rodrigo Marmol, 15, Albacete

Llevaba tiempo sin ser el mismo.
No sabía cómo explicar ese sentimiento de vacío y soledad aun estando rodeado de gente cercana.
¿Qué le podía faltar?
Siempre se envolvía en sus sábanas y no aparecía en un universo paralelo o en una utopía, era más simple.
Una caricia liviana por su rostro, quizá una sonrisa efímera o una mirada cómplice.
Pero era despertar y el pecho se le vaciaba, un día más.
Una noche una pesadilla lo sacudió y despertó a la voz de su madre que decía: “Cariño”
Eso era.
Compartir: